Parque Rodante: Espacio de uso público itinerante

Equipo: Ciudad de Bolsillo Planificación, Diseño Urbano y Gestión Inmobiliaria SpA
Descripción de la propuesta

Proponemos una plataforma modular y programática que aumente el espacio peatonal de manera portátil, a fin de que pueda ser transportada con facilidad a zonas o barrios donde se identifiquen mayores déficit de espacio público y/o servicios. Este prototipo lo denominamos como Parque Rodante, que consiste en una plataforma móvil, de 3 ejes, estructurada en un chasis metálico de 2,5 m de ancho X 10 m de largo, que es equivalente al espacio que ocupan dos estacionamientos de superficie en una calzada tradicional. La plataforma de metal, está cubierta por un piso de madera y cuenta con mobiliario modular que se adapta a cada programa sugerido, modificando su altura y su función según corresponda. Además, el diseño asegura el distanciamiento físico mínimo recomendado (entre 1 y 1,5 m) y las medidas de sanitización periódicas. Así, además de ampliar la superficie disponible para el uso público, el Parque Rodante permite acercar servicios urbanos a quienes más lo necesitan. Una especie de oferta de equipamiento público “a la puerta”. Inicialmente, proponemos cuatro alternativas de uso, que responden a diferentes necesidades de ocupación del espacio público, que consideramos prioritarias para el contexto Latinoamericano y del Caribe: 1. La Gradería Rodante: Descansar o mirar alguna actividad cultural en zonas con déficit de equipamiento cultural y áreas verdes. 2. La Barbería Rodante: Corte de cabello y manicure en barrios donde no existan estos servicios. 3. La Fila Rodante: Hacer la fila de espera para un trámite en algún servicio público o privado. 4. El Café Rodante: Reunirse para tomar un café.

Desafío

Diversas ciudades de Latinoamérica y el Caribe, se han desarrollado bajo el modelo de centro-periferia, donde el centro reúne servicios y comercio, y la periferia -dependiente de dicho centro- es generalmente segregada socio espacialmente. Este tipo de desarrollo ha conformado patrones de uso del espacio público que hoy se encuentran en crisis, ante las exigencias que presenta la emergencia sanitaria actual. Las medidas sanitarias requieren disminuir la movilidad de la población y fomentar la escala barrial. Sin embargo, las personas se ven obligadas a desplazarse, ya que una parte importante de los sectores periféricos carecen de servicios suficientes y las fuentes laborales se ubican en las zonas centrales. Frente a la necesidad de desplazamiento de algunos grupos de la población, se requiere asegurar el distanciamiento físico entre personas, especialmente en calles y zonas de alta circulación peatonal. No obstante, la distribución actual del espacio público ha privilegiado la circulación de modos de transporte motorizado, por lo que el espacio público disponible para peatones no cuenta con las dimensiones adecuadas para adoptar las medidas de distanciamiento físico requeridas para el desconfinamiento. En este sentido, entendemos al menos dos desafíos principales, que deben abordarse para la adaptación de las ciudades al escenario impuesto por el SARS-CoV-2: 1. Acercar los servicios a la comunidades, sobre todo en sectores con mayor vulnerabilidad, con el fin de disminuir el desplazamiento de las personas en la ciudad y promover la reactivación de las economías locales. 2. Ampliar el espacio peatonal asegurando el distanciamiento físico, y al mismo tiempo, responder a las necesidades de uso de las personas.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"La estrategia de escalamiento posee cuatro características: 1. Temporalidad de corto/largo plazo: El Parque Rodante tiene un alcance de corto plazo, como medida de fácil adaptación del espacio público al contexto COVID-19. En el largo plazo, puede transformarse en un dispositivo de prueba de éxito para mejorar futuros espacios públicos. Así, en los lugares donde sea exitoso, podrá consolidarse un parklet temático permanente, o bien, un espacio público en el ensanche de la acera. 2. Financiamiento público/privado: Cuando el interesado sea una institución pública, podrá realizar una licitación de compra de un activo no financiero, es decir, un vehículo – mobiliario, cuyo procedimiento de compra es más simple que la contratación de servicios de diseño y construcción de espacios públicos tradicionales. Cuando el interesado sea una empresa privada, podrá financiar la fabricación y operación, a cambio de brandear las gráficas de la baranda exterior y sombrillas. En ambos casos el prototipo tiene un bajo costo de ejecución, lo que facilita su replicabilidad. 3. Diseño modular: Las medidas y forma de la plataforma, permite que se adapte a lo largo de una calle completa, al igual que los parklets, utilizando solamente el espacio de estacionamiento de vehículos. Además, el diseño funciona de forma independiente, o bien agrupado, según sea la necesidad. 4. Medición y testeo: Se propone un plan de testeo que considera mediciones en días hábiles y fines de semana, mediante el registro de las siguientes variables e instrumentos: a) Flujos peatonales / Conteo de personas según edad, sexo y origen. b) Actividades estacionarias / Registro de actividades de vida pública. c) Satisfacción y replicabilidad / Encuesta a usuarios. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática