Red de medidores ambulantes

Equipo: Grupo de Investigación: HT3X (Habitar Territorios Experimentales). Miembros: Fánel Contreras, Fiorella Jaramillo, Daniel Ocupa y Adriana Yong.
Descripción de la propuesta

La propuesta consiste en un Prototipo para una Soft-Smart City, cuyo objetivo es suscitar una ciudad más amigable con la gente (people friendly city) que promueve la vida en comunidad informada por el uso de tecnologías existentes para la identificación de problemas y recolección de data (smart city). La combinación de estos dos conceptos, actualizan la idea de una ciudad donde se mantiene vivo el sentido de comunidad y de barrio, sin dejar atrás tecnologías que actualmente sí son accesibles y pueden ser utilizadas para un bien mayor: mejorar los sistemas de la ciudad y, por tanto, lograr el desarrollo económico de nuestros asentamientos humanos. La RED DE MEDIDORES AMBULANTES es una alternativa para la vida urbana y espacios públicos más sostenibles ya que promueve desarrollo económico (miles de personas con trabajo), social (incluye a todos) y ambiental (promueve el cuidado del medio ambiente de la ciudad y genera conciencia en sus habitantes). Más resilientes, porque aplican diseños que permiten distanciamiento físico y hacen posible la vida en la calle. Más inclusivos porque no ponen a un lado a un gran sector económico de la ciudad (informal) sino que lo incluyen y le dan un papel indispensable. La red de medidores ambulantes, aprovecha la red existente de comercio ambulatorio para recolectar los índices de contaminación de la ciudad y los hace públicos, visibles a los transeúntes y desde la web al resto de ciudadanos. De esta forma las personas pueden identificar con facilidad los puntos de compra dispersos en su barrio, y saber en caso de los móviles cuando estos se encuentren cerca. Además, se podría conocer si el módulo está con clientes en espera o no antes de ir a comprar. El carrito ambulante es remodelado para hacer posible comprar con distanciamiento físico de manera ordenada.

Desafío

Nuestro desafío es reivindicar el rol del comerciante ambulatorio en la ciudad, y tomar como punto de inicio esta red dinámica que conforman. En Lima existen cerca de 300 mil ambulantes (2014, INEI). El prototipo propuesto busca revitalizar el espacio público alimentando una cultura urbana que promueve la vida en la calle. El objetivo principal es renovar el comercio ambulatorio a través de tres ideas fuerza: desarrollo de redes comerciales promotoras del cuidado del medio ambiente; consolidación de una red descentralizada de ventas que esté en constante movimiento en la ciudad; y, la construcción de una estética urbana ordenada, actual e inteligente, basada en la apropiación temporal de la calle para la medición de índices útiles y la toma de data mediante la utilización de IoTs (electronic internet of things) o sensores. Desafíos concretos: promoción de la conciencia ambiental, compra descentralizada y segura de productos en tu barrio, amplia recolección de data para proyectos urbanos y del territorio, asegurar el trabajo de miles de personas con menos recursos, integrar la red comercial ambulante al sistema formal como red que aporta información para el desarrollo de la ciudad verde, aportar al desarrollo económico de la ciudad. Finalmente, la percepción de los ambulantes mejoraría, de entes problemáticos de la ciudad a promotores del cuidado del medio ambiente, al llegar a gran parte de la ciudad y abarcar todos los niveles socio-económicos-culturales de barrios. La mirada no tradicional radicaría en la innovación del sistema de una red existente de comercio ambulatorio informal, que por defecto, se formaliza. Los medidores urbanos, son parte de la dinámica del barrio, y permiten reactivar la economía local y establecer micronúcleos de encuentro que refuerzan la vida comunitaria.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"El Prototipo del medidor ambulante, se puede adaptar a cualquier contexto tanto local como latinoamericano. El comercio ambulatorio es inherente a nuestras ciudades y es una actividad permanente en las calles. Por otro lado, las estrategias aplicadas se dan sobre modelos de carritos ambulantes populares, es decir se podrían adaptar a cualquier tipología. Todos los países y ciudades latinoamericanas compartimos la necesidad urgente de recolectar datos, de aplicaciones tecnológicas y difusión de la conciencia ambiental; paralelamente disfrutamos de comer y comprar en las calles en este tipo de comercios ambulantes. Para replicar el prototipo necesitamos una ciudad común con: comercio ambulante y calles disponibles. La posibilidad de incubación del proyecto radica en la infinita cantidad de posibilidades que abre para la recolección de data que pueda aportar al desarrollo y diseño de la ciudad de forma más sostenible y verde; a partir de esta red de medidores ambulantes. Test del Prototipo: Primera etapa (1.5 meses): Desarrollo del diseño del prototipo (Carrito ambulante + sensores) a la par del desarrollo del plan de inserción del sistema en el barrio (Red de carritos: considerando paraderos establecidos, tiempos de estancia en cada paradero y reglas para la ocupación y movimiento en el espacio público). Segunda etapa (0.5 meses): Desarrollo de las herramientas que permiten la ubicación del carrito a través de la web (tipo de productos en venta y nivel de aglomeración). Tercera etapa (2 meses): Prueba del prototipo en el sector del barrio seleccionado (Se define un mercado, un radio de 10 cuadras alrededor y se utilizan 03 prototipos itinerantes). Evaluación de resultados. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática