DisTec, distanciamiento Físico con encuentro social

Equipo: Matías Agustín Dalla Torre , Roberto Stahringer, Roberto Aguilera, Leandro Agostino, Cecilia Arenas, Paloma Belén Guevara Larraburu, Belén García, Ester Leticia Parisi, Marlene Lagos, Agostina Scalia
Descripción de la propuesta

La idea/solución contempla una intervención física del espacio, utilizando como herramienta un sistema integral de marcaje prototipado con un aporte tecnológico, que se complementan mutuamente. El sistema se diseña a partir de un elemento unidad/base que se desprende del formato visual del código QR. A partir del mismo, planteamos un desarrollo evolutivo identificando los requisitos para cada propósito/actividad y creando diferentes marcas con identidad propia. Se demarcan las intervenciones urbanas, como ocurre en"ampliación de vereda", ocupando el espacio de estacionamiento, para espera de parada de colectivos y extensión de uso de cafetería, permitiendo liberar la vereda para filas y circulación. En el "parque", organizan el espacio potenciando su uso, con actividades de estar, gimnasia y diversidad de coloridos juegos. Decimos que este sistema se relaciona con el QR, porque además de vincularse formalmente, se aporta al parque, tecnología QR y realidad aumentada, ofreciendo una nueva oportunidad para dinamizarlo y diversificarlo, dirigido a todos los ciudadanos.Además, fomenta nuevas áreas educativas de encuentro y nuevas maneras de jugar, haciendo partícipes a los más jóvenes, de esta nueva realidad, en un momento en que no es posible ocupar los juegos tradicionales. Brinda a otros usuarios, diferentes beneficios al vincularse con plataformas con clases de: gimnasia, biblioteca y múltiple información. La activación de la aplicación se realiza mediante telefonía móvil, escaneando los códigos QR.

Desafío

Los ciudadanos interactúan con el espacio público, es por ello que se les debe brindar los medios y herramientas posibles para que esa relación se construya sobre una base de co-participación que potencie más la sostenibilidad, resiliencia e inclusividad. El impacto de la pandemia COVID-19 presenta evidentes modificaciones en la trama organizativa de la vida cotidiana de los ciudadanos.La relación entre las personas y el espacio público está lesionada porque ya ambos no presentan las mismas condiciones ni situaciones de vida cotidiana que hasta unos meses atrás se mantenía estable.Las conductas sociales de prevención van insertándose en la cultura de la vía pública ¿pero el espacio físico público acompaña estos cambios sin lesionar la relación entre humanos o entre estos últimos y el entorno que habitan o transitan? El cambio seguramente va por detrás de ello, en parte, por las particularidades desconocidas del fenómeno. Si bien las medidas sanitarias llevaron a un largo aislamiento social y luego físico, se ha registrado una importante necesidad - y responsabilidad - de consolidar una dinámica de coexistencia orgánica en la que persistan y se promuevan formas de desarrollo humano en un entorno adecuado con mejores condiciones de calidad de vida. La vida urbana se modificó, por ello hemos seleccionado dos espacios de nuestra ciudad emplazados en el Centro Cívico, que reúnen varias situaciones críticas y demandan mejoras, uno trata de la congestión peatonal en una vereda, con presencia de múltiples actividades convocantes (bancos, quioscos, cafés, zapatería, librería, mercería, paradas T.P.P) que reúne gran número de personas, y que ha pasado de ser un "espacio de circulación" a un "espacio insuficiente de espera", que potencia el contagio entre los ciudadanos.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Una vez que la idea se ha prototipado y testado de forma iterativa y demuestra ser una buena solución para el desafío público abordado, el siguiente paso es su sistematización para que sea escalable. Luego se comunica compartiendo los resultados de ""Buenas Prácticas "" que aportó el prototipo, para replicarse en otros espacios urbanos similares. Éste diseño de prototipo, si bien se demuestra que funciona en un entorno muy específico, es generalizable y extrapolable a otros escenarios: locales, metropolitanos y en países latinoamericanos, dado que posee el potencial de una flexibilidad y adaptabilidad en el ordenamiento del espacio público existente y en la utilización de sus herramientas para concretarlo en problemáticas similares. El sistema de marcaje identificable al que se suma tecnología, se aplicará como experimentación en una ampliación de vereda y en la activación de un parque en Godoy Cruz. El Plan para probar y testear la idea comprende una etapa de incubación de 2 meses, en un proceso continuo de un ciclo de ensayo y error, a través de acciones del urbanismo táctico. Pasos: EXPLORAMOS: Detectamos la problemática específica, y potenciales soluciones innovativas. Se implementarán diversas metodologías de relevamiento y dinámicas participativas. Elaboramos indicadores. EXPERIMENTAMOS: Se pone en práctica la idea/solución sobre el territorio, con participación ciudadana en su ejecución. Ajustamos, aprendemos. EVALUAMOS: Es un paso clave porque tomamos data de todo lo que hacemos. Podemos valernos de Indicadores para conocer los cambios positivos y cambiar los que no funcionan y técnicas de consulta ciudadana. Sacamos conclusiones, corregimos el diseño experimentado. Luego Pasamos de lo temporal a lo permanente con implementación y testeo. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática