JUNTA - Jam Urbano

Equipo: Rossana Orrico, Agustina Andrade, Victoria Frascarelli, Lucía Mariotto
Descripción de la propuesta

La propuesta es generar nuevos espacios de intercambio linderos a zonas concurridas y de alto tránsito comercial, diluyendo estos sectores para evitar la aglomeración de personas. Proponemos situar un módulo experimental ocupando un carril de la calle de la misma forma en la que se ubican otros elementos urbanos como las estaciones de bicis y campanas de residuos conformando una red. Al módulo lo acompaña una señalética pintada en la calzada invitando a los vecinos a apropiarse de la misma, visibilizando esta nueva espacialidad y evidenciando la distancia física entre individuos. Indica la velocidad máxima de los autos y en conjunto con su implantación, el recorrido sinuoso resultante, obliga a los vehículos a bajar la velocidad. El prototipo cuenta con espacios estancos para sentarse y descansar o simplemente para permanecer de pie, también con superficies para apoyar y guardar cosas. Cada uno de estos espacios se encuentran a 1,5 m del otro. La flexibilidad en su conformación brinda diversas posibilidades que aseguran el desarrollo de las actividades de intercambio mencionadas previamente con las medidas de distanciamiento físico necesarias. La materialidad se conforma por una estructura de andamios, una superficie continua de red de hilo de polietileno, y macetas con especies nativas que funcionan como separación, visibilización y contrapeso. El módulo se llama JUNTA porque creemos que la “junta” con otros actores urbanos, amigues, colegas, comerciantes, es lo que no tuvimos permitido en este tiempo de pandemia. La JUNTA es lo que queremos recuperar y la ciudad es el soporte material para ello. La JUNTA manifiesta la distancia física y no la distancia social. Creemos que podemos volver a encontrarnos de manera segura en un ambiente saludable.

Desafío

Identificamos que los problemas pos pandemia o durante la misma evidencian y refuerzan algunas problemáticas preexistentes de las ciudades latinoamericanas. La carencia de espacios públicos de calidad y accesible en relación a la densidad habitacional, así como también su inequitativa distribución en el territorio. Un problema frecuente es la necesidad de traslado de los habitantes hacia espacios como parques y plazas ya que no disponen de ninguno dentro de su radio peatonal. Identificamos que las veredas (por lo general angostas), esquinas y cordones de calle empiezan a poblarse de personas “haciendo cosas” - Actividades comerciales que se realizaban en el espacio cubierto, generalmente privado (restaurantes, bares, etc) se vieron obligadas a cambiar sus dinámicas, pasando a depender del espacio disponible en el exterior de su comercio generando aglomeraciones de personas y no siempre respetan las medidas de distanciamiento - Encuentros de personas que efectúan intercambios de bienes, usualmente emprendedores que previamente exponían sus productos en showrooms o exposiciones utilizan la calle como medio de intercambio y exposición. - Reuniones entre amigos y familias que se encuentran en las calles Esta problemática la tomamos como una oportunidad: Estos espacios públicos “de paso” se volvieron extensiones de las espacialidades privadas, cubiertas o cerradas. Si bien el espacio exterior es menos favorable para la propagación del virus es necesario concientizar sobre la distancia física, para efectuar estos encuentros y realizar las actividades comerciales, de intercambio y recreación. De esta forma aquellas personas que quieran encontrarse, puedan hacerlo en la cercanía, dispersando el caudal de usuarios de focos ya establecidos hacia nuevos puntos de encuentro.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Verificado el uso en el emplazamiento estudiado, la permanencia se materializará levantando la calzada para la extensión de la vereda por sobre la calle y la estructura de andamios se reemplazará por una estructura de caño abulonada (o de la materialidad correspondiente en cada región) fijándose a esta nueva superficie. El módulo de andamios queda disponible para el estudio de un nuevo emplazamiento o simplemente para desarmarse Creemos que el módulo JUNTA es una respuesta rápida a una necesidad concreta y urgente. En la medida en que la nueva normalidad se establezca como nuevas formas de habitar lo urbano, y algunas medidas de distanciamiento se asuman como permanentes, la tendencia a ocupar la calle va a continuar presentándose como una necesidad. Es por esto que creemos que la permanencia va a estar guiada en primer lugar por el uso y la apropiación de quienes la habitan, en segundo lugar por el cambio del módulo experimental a un módulo permanente que se adapte a las necesidades concretas de cada cuadra y según la demanda de los vecinos construida a través de la participación ciudadana "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática