Infraestructura Social Sustentable

Equipo: CultivArq spa
Descripción de la propuesta

Se propone una construcción mixta, modular y con capacidad de interconexión. Contempla un módulo base con cocina, sanitario y ducha con accesibilidad universal. Integra los flujos de masa y energía para su reutilización, reciclaje y transformación in situ. Sus alternativas apuntan a la configuración de espacios para el desarrollo de oficios, En el techo, un sistema de estanques horizontales e independientes acopian las distintas aguas. Integra un colector solar y aprovecha la carga de agua potable para el uso de la presión gravitacional, habilitando lavamanos, lavaplatos, los servicios higiénicos y el riego. El cuerpo central es construido con materiales de primer uso y paneles de plásticos reciclados, basado en un ecodiseño funcional que aprovecha la estructura por sus cuatro caras La temperatura es regulada tanto por la circulación de aire como gracias al biombo vegetal, tipo jardín vertical, estructurado en bamboo. Bajo la construcción se realizan los reciclajes de aguas grises y negras, donde filtros y decantadores reciclan el recurso aprovechable, mientras un biodigestor actúa como contenedor final, aportando con metano al consumo energético. La alimentación eléctrica es mixta, pudiendo utilizar tanto la red urbana como paneles solares y piso generador que apuestan por el bajo consumo y la iluminación natural. Por el exterior se encuentran los componentes necesarios para el manejo de residuos orgánicos, compostaje y cultivos. Se propone un programa de “eco monitores territoriales” que es implementado para operar y mantener el módulo. Este proceso genera valor en capital humano local.

Desafío

Existe una falta de espacios públicos con infraestructura para el desarrollo de la vida social. Las áreas verdes y plazas no cuentan con servicios higiénicos y las organizaciones sociales funcionan desde el voluntariado, con infraestructuras insuficientes. Por otra parte, los hábitos y formas de vida crean diversas problemáticas. La energía debe ser importada al territorio, al igual que los suministros. La gestión de los residuos es tercerizada encontrando “solución” fuera del barrio. Estos flujos se resuelven desde una lógica lineal, que concibe al habitante como un consumidor/productor de desechos. Esto se ve reflejado en las ollas comunes. Son implementadas en lugares improvisados como veredas, plazas o casas de vecinos que ponen a disposición sus instalaciones y equipamiento para el uso comunitario.Si bien existen diversas técnicas para el mejor uso tanto de los espacios como de los recursos disponibles, pocas veces pueden ser implementadas por los pobladores. La falta de experiencia, hacinamiento y escasa capacidad de inversión consolidan una baja transferencia tecnológica, determinando una dependencia de la gestión convencional de las necesidades básicas del habitar. El desafío consiste en implementar eco infraestructura de uso comunitario, para desarrollar en las personas los aprendizajes necesarios para la acción sustentable local. Poder poner a disposición de los pobladores las tecnologías relacionadas con un habitar de flujos circulares, interactuando con ellas y familiarizándose con sus actividades. Hoy se hace necesario contar con espacios públicos equipados con servicios higiénicos, áreas de preparación de alimentos y espacios comunitarios para un uso seguro, sustentable, efectivo y responsable.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Su lógica modular permite una fácil y rápida habilitación. Un plan piloto en conjunto con una organización social, activa y con rol vigente, con sede propia y espacio para la construcción. Así solucionan problemáticas de seguridad inicial del módulo, coordinación del acceso y uso del espacio. Gestionar apoyo de gobiernos locales y otras organizaciones de base para postular a fondos concursables del mundo público y privado. En una primera etapa, se construye un prototipo con financiamiento mixto. Esta habilitación aumenta la oferta de actividades que puede albergar la sede social contribuyendo a la vida comunitaria. En una segunda etapa, se busca replicar la experiencia, ampliando el foco de interés no sólo a potenciales organizaciones sociales interesadas en levantar proyectos y financiamiento, sino que también mediante el desarrollo de estrategias de marketing, se aumente la exposición del módulo a instituciones educacionales y corporaciones municipales, estas últimas administradoras de plazas de bolsillo, eventos, centros de reunión social y áreas verdes. Por último, el testeo y prototipado permite generar valiosa información respecto a los flujos, la cual, al ser iterada y reintegrada al diseño, permitirán el desarrollo de nuevos modelos comercializables, enfocados al mundo de la pequeña producción agrícola rural, atendendiendo sus necesidades en infraestructura en conformidad con la resolución sanitaria vigente. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática