Ciudades Recorribles

Equipo: Grupo AIRES
Descripción de la propuesta

Ciudades recorribles propone nuevas experiencias de circulación peatonal, descentralización de zonas de comercio a cielo abierto, y articulación con comunidades locales para crear e imaginar colectivamente espacios públicos seguros, inclusivos y sustentables. Proponemos el diseño de una red de flujo de tránsito peatonal que permita la apropiación de los espacios públicos de manera temporal. Se propone la selección de días y horarios para el cierre de calles estratégicas de la localidad, y su transformación en circuitos recorribles a pie a cielo abierto; incluyendo señalética e indicaciones sobre los cuidados para asegurar el distanciamiento físico. De esta manera, buscamos ampliar los espacios de circulación a través de la descentralización de espacios de comercios y de ocio; y se brindan soluciones que promuevan nuevas conductas y prácticas de las personas en el espacio público desde un enfoque inclusivo, resiliente y sostenible. Además, el proyecto se basa en la articulación con comunidades locales a través de instancias participativas para la construcción de la traza de circulación y su posterior evaluación. El desarrollo de instancias participativas y la articulación con organizaciones, instituciones, y empresas locales permite la creación de lazos comunitarios, al mismo tiempo que fomenta la apropiación del proyecto y su anclaje en la comunidad. De igual manera, la inclusión de espectáculos y obras de artistas locales promueven la identidad local, y fomenta difusión del contenido cultural local, sector altamente afectado por la pandemia. Beneficios:disminución de concentraciones de personas, promueve la actividad física; incentiva el comercio y consumo local; revitaliza la actividad cultural y la participación de la comunidad en la reapropiación de los espacios.

Desafío

Ante la emergencia sanitaria consecuencia de la pandemia por COVID 19, distintos países han adoptado medidas de aislamiento social y físico en las comunidades con el objetivo de evitar grandes aglomeraciones de personas y disminuir la circulación del virus. La nueva “normalidad” con distanciamiento físico nos enfrenta al desafío de generar espacios seguros (sanitaria, económica, y socialmente), en dónde se recupere y promueva el acercamiento social. En un contexto de aislamiento, incertidumbre, y constante cambio, se ha apelado en mayor medida a las responsabilidades individuales (limpieza, uso de barbijos, entre otros), siendo de vital importancia para la vuelta a la calle y la reactivación económica y social, la implementación de estrategias colectivas. Por esta razón, consideramos que la crisis es una oportunidad para que los distintos actores de la sociedad imaginen nuevas formas de habitar sus calles, barrios, y ciudades de manera inclusiva. Actualmente, la apertura de las llamadas cuarentenas o etapas de aislamiento social pone a las ciudades ante el desafío de (re)habitar los espacios públicos, reactivar las economías locales y promover lazos solidarios en las comunidades, incorporando nuevas pautas de distanciamiento físico. Si bien los gobiernos locales de distintas ciudades han ensayado intervenciones coyunturales en los espacios públicos (ampliación del espacio peatonal, incorporación de señalética, etc), creemos que dichas resoluciones deben enmarcarse en un proyecto integral acompañado por los distintos actores de la comunidad en dónde se piensen e imaginen los modos de habitar y disfrutar nuestras ciudades.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"El proyecto incluye un manual de herramientas escalables de código abierto con contenidos y recomendaciones para la implementación de Ciudades Recorribles. La estructura del manual está diseñada para su adaptación a la versatilidad de los contextos locales, y será accesible por medios digitales. El manual propone la secuenciación de acciones en las siguientes cuatro etapas: diagnóstico, instancia inicial de mapeo del territorio a intervenir. La comunidad local participa en la identificación de necesidades y/o oportunidades en el territorio (recursos, flujos de movilidad, actores locales, proyectos culturales, actividades productivas y comerciales, etc); plan estratégico, instancia de definición de objetivos, alcance e impacto territorial, social, económico del proyecto. Definición de formas, funciones y comunicación para la intervención urbana; plan de acción, instancia de validación junto a los actores locales. Gestión y planificación de recursos. Convenios institucionales para la implantación y facilitación de instrumentos legales; e implementación del proyecto, selección final de calles a intervenir, proyectos culturales participantes, y actividades comerciales fomentadas. Monitoreo, evaluación y análisis de resiliencia en la comunidad. Documentación y planeamiento de mejoras. Por otra parte, el diseño del proyecto incorpora la participación comunitaria en la creación, análisis, evaluación y monitoreo de las propuestas desarrolladas. Creemos que la participación, opiniones, e ideas de los actores locales son las principales vías de conocimiento sobre el territorio. La adaptabilidad de la propuesta a las distintas comunidades y su evaluación interna, permitirá detectar las principales necesidades y escalar los recursos necesarios en relación a lo detectado. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática