Paso a Paso

Equipo: Carolina Chaparro, Maite Elescano, Fiorella Elescano, Franziska Dehm, Julieta Belen Pereira, Maria Laura Pereira, Felicitas Blanco Hähn
Descripción de la propuesta

Presentamos una propuesta lúdica, que fomenta la conexión social respetando las medidas de prevención frente al COVID 19. El objetivo de dicha propuesta lúdica es generar una experiencia agradable que contrarreste el temor al regreso al espacio público. A su vez, la estructura, a través de su disposición en el espacio público, fomenta poder compartir experiencias de manera segura. La propuesta consiste en una serie de módulos lúdicos instalados en el espacio público con diferentes consignas. El primer módulo propone un juego laberíntico donde el usuario, mediante un pedal, impulsa una pelota que puede caer en tres opciones posibles, identificadas con un color. Cada color se relaciona con una consigna de buena acción del día fomentando la socialización positiva entre personas. El segundo módulo propone un recuento de acciones positivas con el objetivo de fomentar la iniciativa de socializar e intercambiar entre vecinxs afianzando lazos comunitarios. El tercer módulo propone un espacio para crear nuevos sonidos en la ciudad. Ante la imposibilidad de contacto directo entre personas u objetos proponemos desarrollar nuevas percepciones en el espacio público, haciendo a la experiencia placentera y memorable. Reflejando los módulos sonoros se permite la cooperación de acciones para poder tocar canciones en conjunto. Al tenerlos enfrentados permite, gracias a la infraestructura, el distanciamiento físico pero una interacción social segura.

Desafío

Actualmente el mundo atraviesa una pandemia mundial causada por el COVID 19. Al no contar una vacuna disponible hasta el momento, las medidas de cuidado personal (uso de barbijo o tapabocas, lavado de manos, distancia social de 1,5 mt) en conjunto con las medidas de clausura de ciertas actividades por parte de los gobiernos, son las únicas acciones disponibles para cuidarnos colectivamente. Después de meses de aislamiento social las ciudades comienzan la lenta apertura hacia la “nueva normalidad”. Este cambio viene acompañado por el desafío de un regreso seguro a los espacios comunes frente al temor al contagio. Por lo que corre el riesgo de convertirse en una falta de confianza social, la preponderancia de preocupaciones individuales sobre las colectivas y el miedo al contacto interpersonal, y por lo tanto tener mayores consecuencias en el conjunto social. Por estas razones es necesario un retorno lento y consciente a un espacio público, ahora resignificado para muchos, como único espacio de recreación al ver convertidos sus hogares en oficinas con el aumento del teletrabajo en conjunto con el cierre preventivo de otros espacios de recreación como cafés o plazas de juego. Así como aumenta la importancia del espacio público frente al cierre de otros espacios, cualquier espacio de interacción con otras personas puede convertirse en un foco de contagio, profundizando el temor al contagio individual y aumentando el riesgo colectivo de un rebrote que requiera, nuevamente, el aumento de restricciones de movimiento y esparcimiento. Como protagonista del proceso de reapertura, el espacio público, se debe procurar un distanciamiento físico pero no social permitiendo la reparación y afianzamiento de lazos colectivos para construir comunidades más resilientes.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Con los principios del urbanismo táctico se buscó diseñar un prototipo pequeño, liviano y dinámico capaz de ser adaptado a las diferentes culturas, ciudades y calles en las que puede ser emplazado. Como plan de trabajo proponemos una primera etapa en la cual se hará una investigación de los puntos urbanos críticos de la ciudad elegida para seleccionar los espacios de instalación del prototipo, no solo desde los aspectos arquitectónicos sino también sociales para adaptar las consignas, por ejemplo seleccionando una canción significativa para el barrio, de manera que tengan mayor impacto. Luego se procedería a la compra de materiales y elementos necesarios para la construcción de los módulos, dando prioridad a proveedores locales con cadenas de producción con elementos de sustentabilidad integradas en ellas. Una vez realizado, se construye el prototipo para comenzar el periodo de puesta en marcha y prueba de prototipo, mapeo e interacción. Como resultado de la interacción ciudadana se puede resolver la modificación rápida de las consignas para adaptarse a la diversidad de culturas o a los valores y acciones que se desean fomentar colectivamente. En base a los resultados obtenidos se harán ajustes para luego producir nuevos prototipos e instalarlos en las ciudades. Gracias a su tamaño y peso, los prototipos pueden ser reubicados fácilmente acompañando los cambios constantes y de corto plazo que están atravesando las ciudades en sus fases de apertura. Contando con la ventaja de no necesitar grandes espacios abiertos, uno de los grandes problemas urbanos que se evidenciaron durante los meses de aislamiento. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática