Sistema de equipamiento y dinámicas para espacios verdes

Equipo: Julieta Pietrzykowski, Andrea Moleres, Carisa Garcia
Descripción de la propuesta

La propuesta presentada consiste en el desarrollo de un sistema de mobiliario urbano, con circuitos interactivos, que equilibra el medio ambiente con el bienestar social. Esto se debe a las cualidades y características de los módulos en esta fase de transición y adaptación a la nueva normalidad. El prototipo consiste en un sistema modular de equipamiento urbano. Es decir, un sistema de muebles y elementos funcionales que se pueden posicionar de la manera que el usuario (instalador) desee. El proyecto está diseñado para su implantación en plazas, parques, bulevares, calles peatonales. Además es adaptable a otros espacios de uso común, públicos o privados, tales como hospitales, escuelas, universidades, oficinas, etc. La resolución de materiales está enfocada en la reutilización de productos de descarte: madera de pallets para las estructuras y placas composite de plástico reciclado, para las partes de contacto con el usuario. Ambos materiales son fáciles de limpiar, simple recuperación, y requieren de baja tecnología para su transformación en materia prima nueva. Además, permiten que los mismos productores o trabajadores locales puedan producirlos a bajo costo. Las piezas con las que se conforman estos mobiliarios son multifuncionales. Es decir que con una cantidad mínima de 5 (cinco) tipos de piezas, se pueden construir todos los tipos de mobiliario que se proponen.También permiten al productor imaginar y crear nuevos modelos de muebles con esas mismas piezas. Además es un método que permite acortar los tiempos de producción.

Desafío

La situación mundial producida por el Covid- 19 impactó en la economía, el sistema sanitario, educativo, el trabajo y, entre otros aspectos, la vida social de los ciudadanos. En este contexto de crisis fueron muchas las medidas tomadas por las autoridades de los gobiernos y sus ministerios, para evitar contagios, muertes y que no colapse el sistema de salud. Algunas de las medidas estuvieron vinculadas con la higiene, otras con el uso del barbijo y otras con el distanciamiento físico. En Argentina se denominó: “Distanciamiento social preventivo obligatorio”. Este distanciamiento, que algunos ciudadanos lo nombran (y viven), como “aislamiento”, tuvo efectos negativos a nivel psicológico, afectivo, de la salud física y psíquica como también a nivel social. Teniendo en cuenta esta última dimensión, el contexto de pandemia nos presenta grandes desafíos y preguntas para pensar este nuevo común urbano: ¿De qué manera volver a la calle?. ¿Cómo reactivar el uso de los espacios públicos y recuperar la confianza en las ciudades luego de la pandemia?. Si bien está claro que el comportamiento social es clave para evitar los contagios, innovar en el diseño del espacio público también es parte de la solución. ¿De qué manera? Generando circuitos de reunión seguros, que desde su diseño innovador promuevan recuperar la confianza en el uso del espacio urbano y brinden confort. Deben además complementarse con actividades de interacción y contemplación de la naturaleza, la cultura y facilitar la inclusión. Se busca también que tengan un alto impacto en la sociedad durante este proceso de transformación y adaptación al nuevo común urbano.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"El producto propuesto tiene las siguientes características: Adaptabilidad y escalabilidad: se produce la cantidad necesaria según las necesidades del lugar, con un ahorro sustancial de energía y combustible. Económico y simple ejecución: bajo costo de producción, se fabrica con material reutilizado. Genera fuentes de trabajo con producción manual de baja tecnología. Ecológico: genera redes de destinación de los residuos industriales y semi industriales a través del reciclaje residuos; resuelve problemas de recolección de desechos y cuida el medioambiente. Sustentabilidad en los materiales y las propuestas de uso. El diseño y sus posibles adaptaciones según los requerimientos de los espacios invita al encuentro y acercamiento social, teniendo en cuenta el distanciamiento físico, sin líneas que delimitan el espacio. Intervienen el espacio urbano como “espacio social”. Contamos con espacio de trabajo para producción de prototipos, así como la posibilidad de hacer una prueba de interacción con usuarios, en una plaza real. La producción de los prototipos será un incentivo para la creación de un espacio/taller/cooperativa , dirigido a la recuperacion de plásticos para conformación de las placas composite. El mobiliario diseñando tiene la capacidad de ser adaptado a distintos tipos de suelos y amplitud de espacios. Su disposición en el espacio es variable, manteniéndose siempre la distancia de 2 mts. entre cada instalación; promoviendo la habitabilidad del espacio urbano en la transición de fases de distanciamiento físico pero no social y el cambio de comportamiento de las personas. Los dispositivos de anclaje al terreno son semi permanentes; cada mueble se clava en la tierra para que quede fijo, dando la posibilidad de moverlo cuando finalice esta etapa de transición. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática