Cultibarrio

Equipo: Nadine del Carmen Ramírez Zapata, Ana Victoria Espinal Jovel, Ingrid Jhoans Pintado Ortiz, Mery Ann Bethancourt Garrido
Descripción de la propuesta

Cultibarrio es un proyecto que busca generar una propuesta cultural en espacios públicos de barrios o asentamientos populares que no cuentan con infraestructura y programas para el encuentro comunitario por medio del arte. Buscamos que, a través de la presentación de distintas expresiones artísticas con contenido social, los asistentes del espacio puedan conectarse con las distintas realidades que se viven en el país y en la región. Cultibarrio tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de la población que habita en localidades de alta marginación de espacios públicos y culturales, mediante procesos de organización, formación y participación comunitaria. Parte importante de este proyecto consiste en el involucramiento de la comunidad en la implementación. Nuestra propuesta toma raíces en la utilización de materiales accesibles como pallets, tubos de PVC, madera pinotea y botellas reutilizadas. La flexibilidad y modularidad permite el empleo multifuncional del espacio así como su replicabilidad. De una manera práctica se compone por tres elementos principales, una pantalla con soporte de PVC, bancas ecológicas como solución de huerto comunitario, almacenamiento y estaciones de lavado de mano sin contacto. Por medio del proyecto se incentiva a las personas a la transformación y apropiación del espacio, ya que con la estructura disponible se pueden crear escenografías teatrales y mamparas para exhibiciones artísticas. Esta estructura facilitará el disfrute de actividades culturales en espacios públicos siguiendo las medidas de distanciamiento físico. Nuestro proyecto cuenta con una propuesta principal de cine educacional en la comunidad que consiste en crear espacios de interacción y reflexión.

Desafío

Una de las problemáticas identificadas para nuestra propuesta se relaciona con los aspectos culturales de nuestra sociedad, desde el acceso a la cultura hasta los espacios que han sido establecidos para disfrutar de ella. Actualmente se invierte menos del 1% del PIB en cultura. Hablar de lo poco que se invierte en cultura es hablar también de que, al no existir una propuesta institucional, es decir, pública, pensada para las mayorías, las pocas propuestas que existen se vuelven accesibles solo para determinados sectores; los que pueden pagar o los que viven geográficamente cerca de centros culturales, siendo estos sectores una minoría. Ante la pandemia el acceso a la cultura se verá más afectado de lo que ya estaba, principalmente porque los teatros, cines, museos, etc., han sido cerrados y se habla muy poco de cuáles serán los protocolos por seguir para que estos vuelvan a funcionar, sin mencionar la desconfianza que podría generar en las personas el estar en espacios cerrados y también el impacto en la reducción de la capacidad que tendrán los mismos para recibir personas. Frente a la desconfianza que podría generar asistir a actividades culturales en espacios cerrados, creemos conveniente la habilitación de los espacios públicos como escenarios ideales que contribuyan a la expansión del acceso a la cultura y a la reafirmación y comprensión del carácter transformador que tienen ambos (cultura y espacios culturales) para la construcción de nuevas formas de convivencia comunitaria en lo que serán nuestras ciudades pospandemia.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Los materiales propuestos para el diseño son accesibles y fáciles de replicar en cualquier superficie. Por medio de la creación de un manual se garantizará que cualquier persona que acceda a él pueda construir la estructura propuesta en nuestro proyecto. Esto permitirá la adaptación a distintos contextos. El cuadriculado sobre el cual se emplaza la distribución dispone facilidad en la escalabilidad del diseño manteniendo los ejes principales. Con relación a que nuestro proyecto se vuelva una intervención permanente, hemos considerado no solo la participación de los habitantes que viven en los alrededores del espacio público, sino también la capacitación de estos para que puedan asumir la responsabilidad de dar mantenimiento a la estructura y seguimiento al programa cultural diseñado y planificado por ellos mismos, con esto se promoverá la autogestión comunitaria. Actualmente nuestro equipo cuenta con el apoyo del Representante Guillermo Bermúdez, del corregimiento de Don Bosco, Ciudad de Panamá. Él está al tanto de nuestra propuesta y dio su autorización para que, de resultar ganadora nuestra propuesta, se pueda implementar en uno de los espacios públicos del corregimiento. Dentro de nuestra propuesta consideramos indispensable la participación y el compromiso de las entidades encargadas de administrar los espacios públicos seleccionados para garantizar el uso correcto del espacio y el establecimiento de acuerdos para garantizar la continuidad y permanencia del proyecto. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática