Nueva nocturnidad - Habitar la luz

Equipo: Fluxlian
Descripción de la propuesta

Proponemos una serie de acciones para investigar las posibilidades de intervenciones lumínicas colectivas en la ciudad para activar en la cultura local una apropiación del espacio público nocturno y reconstruir un nuevo paisaje urbano. La solución lidia con un problema que existía antes de la pandemia, que afecta a un amplio espectro de la ciudadanía, y que si no es tratado podría radicalizarse. El proyecto convoca a poner el cuerpo, con protocolo de distanciamiento físico, en sitios específicos de la ciudad y hackearlos mediante la luz, para luego co-diseñar prototipos de intervenciones urbanas fijas. Consiste en una aproximación lúdica lumínica que pueda transformar las experiencias de nocturnidad urbana de distintas comunidades. Utilizando dispositivos de luz inalámbricos como celulares proponemos alterar la percepción de un espacio, transformarlo y vivirlo de otro modo. El juego es un modo de aproximarnos a habitar la ciudad para lidiar con el miedo, la desconfianza y la inseguridad. Buscamos sacar a la ciudadanía de su lugar de espectadxr-consumidxr para transformarnos en actorxs empoderadxs con capacidad de acción. La luz tiene la capacidad de transformar y mejorar el paisaje urbano, de alterar la percepción y proyectarla hacia nuevas formas de vincularnos. Queremos reinventar la noche para activar comunidades locales. Etapas: 1 -definir y colectivizar el proyecto con la comunidad, descripción y análisis de la vida nocturna en un territorio, recorridas y mapeos de nocturnidad. 2 -talleres de juegos lumínicos en espacios públicos con dispositivos de baja tecnología: celulares, linternas, lasers, etc. 3 -talleres de co-diseño de dispositivos lumínicos urbanos, construcción de prototipos, instalación y evento de lanzamiento.

Desafío

La noche es un espacio-tiempo vital para la construcción de identidades, tanto de individualidades como de la cultura. Muchas de las subculturas emergentes provienen de prácticas nocturnas. Cada vez más se investiga el rol de la noche para desarrollar ciudades más seguras, inclusivas y sustentables. Una encuesta elaborada por Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles afirma que en América Latina el 50% de los ciudadanos encuestados se siente inseguro al caminar por su barrio de noche. Antes de la pandemia, la noche ya era un espacio-tiempo hostil asociado a la violencia y el miedo. El confinamiento reforzó esta condición, excluyendo la nocturnidad de la vida pública y para lxs que tienen que vivirla es un desafío aún mayor. El futuro propone el reto de repensar cómo volver a la calle de noche, construirla como un nuevo común, promover la seguridad, regenerar la confianza y fortalecer el sentido de pertenencia. La vida urbana nocturna se organizaba alrededor del ocio y la recreación, donde los cuerpos se polarizan en consumidores y trabajadores. Un espacio-tiempo peligroso y exclusivo, que supone riesgos adicionales para quienes no sean hombres cis jóvenes. Hay que romper con una cultura nocturna predominantemente masculina y ampliar el derecho a la noche. Varios gobiernos activaron franjas horarias nocturnas para volver a la calle como modo de descomprimir el uso diurno de la ciudad. Para separar horarios de trabajo y de recreación, la noche se convirtió en el momento para volver al espacio público. Es inminente realizar intervenciones en este espacio-tiempo para desarrollar nuevas formas de vivir las noches en la ciudad. La luz puede ser co-diseñada con la ciudadanía para construir identidad, confianza, empoderamiento y hacer que las ciudades brillen.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"La pandemia instaló un imaginario distópico de ciudades hiper controladas mediante las nuevas tecnologías. La luz forma parte de este dispositivo. Las protestas populares de 2019, en varias ciudades, utilizaron dispositivos lumínicos para hacer visibles sus proclamas. El diseño de la luz del siglo XXI no debe quedar monopolizado en departamentos técnicos. ¿Cómo podemos las comunidades habitar la luz que brilla en nuestras ciudades? Estamos trabajando con el concepto de activismo lumínico, que tiene una gran capacidad de ser replicado y escalado. No se precisan grandes soluciones técnicas, sino creatividad en el uso de lo existente. Luego, de un otoño-invierno encerradxs, la ciudadania latinoamericana va a querer volver a la calle en la primavera-verano. Nueva Nocturnidad propone etapas de aproximación gradual para construir confianza y un escenario que posibilite la participa-acción. Las comunidades se definirán en el periodo de incubación, buscando la mayor inclusividad. Desde trabajadorxs de la nocturnidad hasta gente de todas las edades que quieran salir a la calle y redefinir los usos de la ciudad con luz! Los juegos lumínicos se realizarán en espacios elegidos colaborativamente, enfocándonos en cómo reforzar la confianza, construir sentido de identidad y apropiación. Desde espacios oscuros, conflictivos y vacantes hasta lugares simbólicos de los barrios y patrimonio urbano. Todo espacio puede ser modificado con luz! El proyecto tiene la posibilidad de ser replicado en varios espacios de la misma ciudad, con comunidades diversas y aplicable a toda latinoamericana. FLUXLIAN cuenta con una red de artistxs y colectivxs interdisciplinarios de América Latina para vincularnos y construir una red que habilite a repensar la Nueva Nocturnidad. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática