Retícula Segura

Equipo: Edmundo Morales Ramos, Juan Luis Morales Zárate, Eduardo Morales Castellanos, Arturo Alberto López Alonso, María Fernanda Ceballos Portilla
Descripción de la propuesta

La propuesta transita de lo humano a lo urbano. Visión humanista que pondera a la persona como eje fundamental de la ciudad: “por ella existe y para ella debe ser mejor”. Humanizar la ciudad requiere espacios públicos inclusivos donde la gente se encuentre sin distinción alguna, realizando actividades que enriquezcan su existencia, mejorando calidad de vida y bienestar social de la comunidad. Pos Covid-19, se plantea el desafío de conservar la socialización con un distanciamiento físico que evite contagios, exigiendo espacios racionalizados que compensen la escasez del espacio público y mitiguen su problemática mejorando la vía pública donde se promueva comunidad, salud, cohesión social, resiliencia, inclusión y sostenibilidad. Por lo tanto, se estudiaron diversas posibilidades de “sana distancia” a partir de retículas que permitan aprovechar espacio con el distanciamiento físico recomendado. Se analizaron opciones de retículas a partir de círculos alineados y desfazados, triángulos equiláteros, ortogonales y hexagonales. Estas redes parten de nodos distanciados dos metros entre sí resultan en separaciones equidistantes que determinan la composición del espacio público de manera objetiva y de fácil identificación para las personas. Este análisis permitió establecer una retícula que ayuda de manera eficiente a desarrollar el proyecto, en donde la red determina sana distancia entre transeúntes así como la ubicación de mobiliario, rampas, usos, señalética, arbolado, texturas y colores en pavimentos. Permite y ordena el comercio ambulante, se propone integrar dos calles peatonales de horario restringido donde podrá convivir la diversa población de la zona y así propiciar la confianza al comercio y reactivación económica post pandemia.

Desafío

Xalapa, capital representativa de Veracruz (México), es ejemplo de las consecuencias del crecimiento urbano sin planeación en tanto ciudad fragmentada e inequitativa con la sociedad que la integra. El surgimiento del Covid-19 remarcó las carencias que el sector vulnerable de la ciudad ha sufrido por años. Su periferia ejemplifica las situaciones y conflictos agravados por la pandemia de 2020. En la Avenida Atenas Veracruzana, vialidad primaria al noroeste de la ciudad que cuenta con diversidad de usos de suelo y de actividades, se manifiestan deficiencias, inseguridad e inequidades en el espacio público, características comunes de los asentamientos humanos de México y América Latina. Las actividades de quienes habitamos las ciudades son indispensables para subsistir; la cotidianeidad exige movilizarnos en el espacio público. Este es actualmente es inequitativo, inseguro e insalubre y está expuesto a accidentes, banquetas con múltiples barreras físicas, ambulantaje irregular y falta de mantenimiento periódico, factores de evidente ineficiencia. Los 160 metros lineales analizados de la avenida tramo de la calle Francisco Orosco a calle Fernando V presentan las siguientes actividades y problemáticas en torno a las condiciones actuales de la pandemia: Espera y abordaje de transporte público desorganizado. Servicios de salud, consulta médica y abasto de medicamentos con exceso de aforo. Imagen urbana degradada. Contaminación ambiental. Exceso de velocidades de automotores resultando en accidentes automovilísticos. Banquetas angostas para el flujo de personas, falta de arbolado como sombra y elemento de mitigación climática, situaciones que durante esta pandemia exhibieron la vulnerabilidad urbana y la falta de resiliencia de las ciudades que habitamos.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"La propuesta es versátil e induce el comportamiento sano y seguro de las personas en el espacio público con patrones espaciales fáciles de identificar y seguir en su caminar. La sencillez del proyecto permite un rápido entendimiento y ejecución en este lugar específico, sin embargo, es adaptable a otras vías de similares condiciones e incluso de mayor escala. El procedimiento de adaptabilidad del espacio identificado para reactivarlo a una nueva normalidad se logra a través de acciones de urbanismo táctico y participación ciudadana, con pintura de diversos colores aplicados con moldes (esténcil) que faciliten su ejecución, evitando obras de alto costo o que requieran de especialistas adaptándose a la infraestructura existente. Los colores serán determinados por la opinión de los usuarios del espacio público en talleres de participación múltiple en los que se involucrará a todos los actores que intervienen de manera directa en este espacio, a fin de dotarle identidad y apropiación. Se pretende lograr una infraestructura verde de bajo costo que pueda consolidarse con el tiempo por lo que se propone plantar árboles endémicos que puedan regenerar los servicios ecosistémicos, proporcionando beneficios económicos, ambientales y sociales a la ciudad. Se promueve el caminar como medio de desplazamiento. Se incluye señalización vial y la ampliación de la sección peatonal para ubicar mobiliario urbano, arbolado, ordenar el comercio ambulante y mejorar la accesibilidad universal. Su costo permite la reproducción del módulo sin necesidad de grandes recursos técnicos o económicos para lograr con eficiencia, confort y confianza la recuperación de la convivencia al replicarse de manera económica, fácil y rápida haciendo de la calle el espacio público por excelencia. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática