Mucho Más que Volver

Equipo: Carolina Salazar Rincón, Camila Sampedro Escobar, Lissette Redondo Cerchar
Descripción de la propuesta

Se soluciona creando un lugar que motive a las personas a romper el miedo al contagio, donde se sientan seguras al conservar la distancia física. Que invite a vivir del espacio público porque es estimulante y del cual se apropien porque hicieron parte del diseño y la construcción. Un lugar con vegetación que proporcione beneficios ambientales para las personas, y refugio y comida para especies de fauna silvestre. En resumen, un lugar que los fortalezca colectivamente para que puedan adaptarse y prosperar. Para ello ideamos un espacio contiguo al andén, que ocupa una franja de la calzada, y lo transformamos en un espacio público para los ciudadanos y para la naturaleza. Los componentes de la propuesta son: Primero, módulos que conforman el espacio (ubicados a mín. 3m) en estructura metálica y madera de plástico reciclado; con 1.04m2 para sembrar vegetación diversa (regado con agua lluvia) con bancas y tumbonas. Con posibilidades de adaptarse a todas las situaciones conservando el distanciamiento físico. El segundo componente es el espacio de actividad entre los módulos: dibujos coloridos en el pavimento que invitan a ponerse en actividad: allí se puede jugar, bailar, leer, hacer tareas, ejercitarse u observar la naturaleza. El tercer componente es la hilera de llantas recicladas; ellas protegen de los vehículos a quienes disfrutan del espacio y están fijadas al pavimento por chazos metálicos. El cuarto componente es la rampa en madera de plástico reciclado; su función es dar fácil acceso a las personas con movilidad reducida y servir de plataforma para los juegos de los niños. Un lugar transformador que mejore la salud física, mental y social de las comunidades, surgido de un proceso incluyente de creación conjunta, evaluable, para volverlo replicable y escalable.

Desafío

El arquitecto Ian McHarg en “Proyectar Con La Naturaleza” planteó que si la adaptación y la incapacidad están relacionadas con la creatividad y la destrucción, también podrían estarlo con la salud y la enfermedad, representando aspectos de extremos opuestos: creatividad-adaptación-salud y reducción–incapacidad-enfermedad. Se pregunta si existe el entorno de la salud física, social y mental. Esto también significa que son las comunidades creativas y saludables (física, mental y socialmente) las que logran adaptarse y prosperar. El problema es que para muchas familias que habitan nuestras ciudades latinoamericanas la lucha es desigual; la carrera por la adaptación empieza más atrás por la falta de oportunidades, las condiciones de vida (viviendas precarias, hacinamiento) y un espacio público casi inexistente de andenes angostos sin vegetación o ausencia de espacios para el encuentro y el ocio, que compensen en algo su situación. Con el COVID19 llegó el encierro obligado por el miedo real al contagio y a la muerte, pero también la paranoia. Antes de marzo de 2020 el desafío no era muy diferente, solo que ahora se convirtió en una gran oportunidad para dar a estas poblaciones herramientas para una mejor adaptación, más allá de las restricciones de distanciamiento físico por causa de la pandemia. El desafío está en lograr motivar a estas familias a que salgan y vivan un espacio estimulante en el que la naturaleza también sea protagonista, donde puedan relacionarse entre ellos y con el entorno y que la distancia sólo sea física. Estudios han demostrado que las personas son más felices, se enferman menos, se mejoran más rápido o aprenden mejor, si están cerca de la naturaleza (Marc Berman, U. Chicago y Nieuwenhuijsen, CREAL). ¡Esta también es una oportunidad para transformar!

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Más allá de la versatilidad del prototipo, que permite adaptar e implementar la idea en cualquier lugar de América Latina con base en el análisis de: primero, el ecosistema en el que se encuentra (para seleccionar las especies de flora e identificar la fauna a atraer); segundo, las características físicas; tercero, el contexto cultural (costumbres, manera de relacionarse); cuarto, la pirámide de edad; y quinto, el origen de la población (local, inmigrantes, desplazados), se debe paralelamente llevar a cabo el testeo. Este es el plan de testeo: • Ubicación del lugar donde puede generar mayor impacto. • Reunión con la alcaldía menor para validar la localización y establecer los permisos. • Reuniones con la comunidad a través de organizaciones de la sociedad civil. • Medición de la situación existente a través de la observación en sitio y/o de encuestas que evalúen aspectos relevantes. • Socialización del prototipo con la comunidad, sus oportunidades y condicionantes ya que no se puede perder la esencia de la idea. • Co-diseño del prototipo con la comunidad con base en la versatilidad de los componentes. • Co-construcción de los componentes (ensamblaje y siembra, pintura, armado e instalación). • Medición de la situación final (transformación, apropiación) a través de observación y/o encuestas. • Evaluación final del proceso, identificando el impacto, qué tan adecuado fue, qué ajustes debería tener. Todo ello con base en la evidencia generada. Para la escalabilidad, deben identificarse las variables que permitan medir la apropiación por parte de la comunidad y de la fauna silvestre. Con ello se aprende; porque aprender está ligado a errar para entender y hacer los ajustes, … y entonces transformar y lograr que sea Mucho Más Que Volver. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática