MoVi: Modo Viaje

Equipo: Clara María Miguens, Rodrigo Ruiz Medina, María Victoria González Bianco, María Lorena Carballo, Andrea Daiana Agüero Meineri, Ivana Nayla Budziñski
Descripción de la propuesta

Cortamos la calle para colaborar con el distanciamiento social pero también para generar un nuevo espacio público peatonal y temporal. En contexto de aislamiento y cuarentena, invitamos a los vecinos a “viajar” en tiempo y espacio. Proponemos una instalación compuesta por intervenciones físicas y virtuales. Armaremos un mirador con andamios metálicos tubulares, equipamiento de rápido armado - desarmado y reutilizable para otras intervenciones en nuevas locaciones. A medida que accedemos podemos ver diferentes proyecciones de parques nacionales que aún mantienen su carácter natural, a modo de “ventanas naturales”. Al llegar a la cima, tendremos una vista abierta de nuestra ciudad, desde otra perspectiva, dando lugar a que nos replanteemos en qué mundo queremos vivir. La intervención virtual es el desarrollo de una App donde podrán ver a través del celular la vista actual de la calle con la superposición del paisaje autóctono a través de realidad aumentada. Queremos que los vecinos observen desde otro lugar y realidad para conectar con el paisaje original que se encuentra debajo de la ciudad que habitamos, extraer del pasado la naturaleza abandonada y despreciada por el avance de las urbanizaciones buscando conciencia pública. Será descargable y gratuita por los usuarios quienes activarán distintos marcadores en la zona de intervención. Los mismos serán códigos QR con imágenes diseñadas para un fin específico. A esta estructura mirador se le suma una intervención a nivel de la calle. Sobre una cara exterior del mirador se proyectará, a cielo abierto, documentales y películas generando un “cine en la puerta de tu casa”. Para asegurar el distanciamiento social pintaremos círculos para que las personas se puedan acomodar con equipamiento propio evitando riesgos de contagio.

Desafío

La pandemia manifestó muchos aspectos de nuestra forma de habitar que nos cuestiona cómo queremos actuar cuando volvamos a la calle. Hoy vivimos en ciudades más densas, con pocas y alejadas áreas verdes donde ya no quedan rastros del paisaje original, fundamental para mitigar los impactos de la crisis climática y ecológica que vivimos. Calles vacías, todos en casa, días iguales. Bienes materiales antes imprescindibles ahora obsoletos. Una inevitable incertidumbre nos obliga a revisar de dónde venimos y pensar hacia dónde queremos ir. Pero hay algo que tenemos claro, cuando volvamos a salir no lo podremos hacer de la misma manera. Fue tiempo de meditar, cuestionar nuestras formas de habitar y de relacionarnos con la naturaleza, ahora es tiempo de actuar! Buscamos una reacción que rompa con esta monotonía y que en tiempos de distanciamiento acerque el espacio público a las personas. Una instalación temporal que venga a cambiar nuestra cuadra, nuestro barrio, nuestros días. Provocar un efecto sorpresa, generando en los vecinos un nuevo despertar para un mejor mañana. El desafío será dejar una huella que recuerde que nuestra calle cambió su significado, abrir los ojos de todos los que somos rehenes de una rutina mezquina y que sean los habitantes de las ciudades quienes determinen y exijan sus necesidades de habitabilidad más armoniosa y respetuosa con la naturaleza. Para definir ubicaciones cruzamos información destacada para poder transmitir el mensaje. Por un lado la presencia de unidades de paisaje originales ocultas por la urbanización. Por otro lado, buscamos barrios con presencia de áreas verdes y comercios de cercanía para captar a los vecinos que salen para hacer compras, distraerse o realizar tareas esenciales.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Pensamos una instalación versátil capaz de armarse y desarmarse fácil y rápidamente para trasladarse por distintos barrios de la ciudad. Nos fuimos pero dejamos una huella. Se dejarán marcas físicas que recuerden en el tiempo el mensaje a transmitir una vez desarmada la instalación. Es por ello que la propuesta incluye la demarcación con pintura del antiguo cauce del arroyo que pasaba por el sector, para que sirva como recordatorio una vez que vuelva el funcionamiento habitual. A esto se le sumará los códigos QR que permitirán seguir observando el paisaje original mediante la App previamente mencionada. Así como esta propuesta se puede replicar en distintos puntos de la ciudad que cumplan con los parámetros de ubicación planteados en el diagnóstico, también se puede replicar en todas las ciudades de Latinoamérica y Caribe donde la urbanización haya desdibujado el paisaje autóctono y así seguir cuestionandonos la ciudad en la que queremos vivir. También sabemos del impacto devastador que la pandemia ejerce en las economías locales, es por ello que invitaremos a comercios de cercanía a incluir equipamiento móvil en la calle (momentáneamente peatonal) para el uso vecinal, debiendo los comerciantes hacerse cargo de la desinfección del mismo y atención al público. De esta manera colaboraremos con el “Compre Local” y el “Take Away”. Sumamos a este “Movimiento de Concientización” a las ONGs ambientalistas y a los gobiernos provinciales para exponer información que ayude a educar y así concientizar mediante material audiovisual que aporte a la promoción turística de las regiones de los países participantes. Será nuestro fin ayudar a reflexionar, entender que la evolución pasa por el respeto a la naturaleza y dar un mensaje de esperanza, si reaccionamos aún estamos a tiempo. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática