Módulo Constructivo Multipropósito

Equipo: Paula X., Pedraza M., Rafael Nicolás Bajonero Padilla
Descripción de la propuesta

Se propone un módulo constructivo multipropósito que desde el análisis del contexto, permita establecer las condiciones necesarias para desarrollar actividades económicas informales de forma segura en el espacio público. El módulo se desarrolló para dotar de los elementos necesarios al espacio público garantizando con ello el funcionamiento seguro del comercio informal. Estos elementos son zonas de lavado de manos, estructuras protectoras para ventas, puntos de agua y luz que permitirán garantizar la calidad y comodidad de los usuarios. Por otro lado, los módulos multipropósito servirían para otros servicios urbanos que hoy no existen, tales como: centros de vacunación, puntos de información, centros de atención de la policia, etc. La intervención de los espacios que acumulan vendedores informales se haría de la siguiente manera: 1.Determinar los tipos de vendedores y sus necesidades de funcionamiento, definiendo un sistema de circulación que evite conglomeraciones. 2.Generar una disposición apropiada de espacios que permita la ubicación y bioseguridad de vendedores y compradores 3.Dotar al espacio de servicios como puntos de lavado de manos, baños públicos automatizados, bodegas para vendedores informales y servicios urbanos faltantes. El diseño del sistema modular surge de la tipificación de los espacios que ocupan los vendedores informales. Según este estudio, se concluyó que era necesario el diseño de una plataforma de 2m x 2m en la cual se puedan adecuar las diferentes modalidades de venta informal. Por otro lado, se pensó en la posibilidad de que el módulo tuviera unidad de servicios públicos (electricidad, gas y agua) y sistema de desagüe.

Desafío

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE), el país tiene aproximadamente 48 millones de habitantes según censo en 2018. Para marzo de 2020, en época de pandemia, el DANE publicó que las personas inactivas en Colombia fueron cerca de 16,2 millones. Sin embargo, para mayo del mismo año la población ocupada era de 9.2 millones, de los cuales 4.8 millones son trabajadores formales y 4.3 millones son ciudadanos que laboran en la informalidad. Es importante aclarar que el DANE informó que no todas las ciudades del país presentaron, para la misma época, la misma tasa de empleo formal e informal. Por ejemplo, Bogotá D.C. ciudad capital presentó una de las tasas más bajas de informalidad del país, con un 41,7 % de su población productiva en la informalidad. En contraste, otras ciudades como Cútuta, Santa Marta o Riohacha registraron más del 60 % de población activa en informalidad. Cabe destacar que el periódico “El Tiempo” publicó en mayo de 2020 el artículo “En Bogotá habría 39.620 vendedores informales”, donde mencionó el alto número de personas que se dedican a la venta informal en las calles de la capital (20.227 mujeres y 19.393 hombres) tomando como fuente el IPES de Bogotá. Con base en los datos presentados, este proyecto se enfoca en la organización de la población que trabaja en la venta informal en el espacio público y en cómo este se convierte en seguro, higienico y productivo en épocas de pandemia y después de ella. Es importante señalar que esta problemática no solo se vive en ciudades como Bogota, también lo experimentan otros países de la región.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"El sistema modular permite la adecuación de diferentes espacios como pueden ser parques, calles, plazas o accesos a sistemas de transporte público. Según el espacio escogido, la implementación del sistema dependerá de las necesidades detectadas en la etapa de análisis contextual y esto definirá si el terreno seleccionado debe ser parcialmente adecuado para uso temporal o permanente. Como no todos los vendedores necesitan los mismos elementos de trabajo (estufa, agua, gas, mostrador, etc), el sistema estructura módulos para vendedores de diferentes tipos (de alimentos frescos o empacados, de ropa, de juguetes, de tecnología y de utensilios varios que son transportados en carritos, canastos, cajas, maletas, etc.). Adicionalmente, el módulo se adecúa para el vendedor con elementos que permiten distintos grados de permeabilidad (cubierta protectora, puertas de aislamiento, rejillas de ventilación, mallas de aislamiento o techo abatible). La propuesta se diagrama en el Portal Norte de Transmilenio en la ciudad de Bogotá, porque es un lugar inseguro, con aglomeración de peatones, con vendedores ambulantes, con poca higiene y con un diseño urbano deficiente. Plan de testeo del prototipo. 1. Definir dibujos técnicos y detalles arquitectónicos. (3 semanas) 2. Establecer un sistema de implantación técnica para la fabricación, transporte y adecuación del módulo. (1 semana) 3. Revisar costos y presupuestos. (2 semanas) 4. Definir permisos y apoyos de la Alcaldía de Bogotá. (4 semanas) 5. Construir primer prototipo de seis unidades modulares. (6 semanas) 6. Informar la reestructuración del espacio a personas involucradas. (1 semana) 7. Instalar módulos para pilotaje del sistema. (2 semanas) 8. Evaluar impacto de la experiencia con vendedores y usuarios. (1 semana) "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática