Bicizonas, seguros y conectados

Equipo: Sheyla Erika Chevarria Aredo, Anny Cárolay Alvarez Delgadillo
Descripción de la propuesta

Para los ciudadanos uno de los desafíos más importantes al usar la bicicleta es la falta de lugares para dejarla, y es el reto que asumimos en nuestra propuesta, diseñando puntos de estacionamiento de bicicletas, que nos brinden la seguridad y la higiene que exige la coyuntura y contribuyan a visibilizar este modo de transporte. Así nacen las Bicizonas, diseñadas en base a cinco estrategias: visibilidad en tanto permite evidenciar y reconocer fácilmente a la comunidad que hace uso de este medio; flexibilidad, por su rápida construcción; revitalización, por su potencial para mejorar las zonas de la ciudad en donde se interviene; colectividad, que brinda la oportunidad de generar un sentido de comunidad entre los usuarios y finalmente la escalabilidad. El prototipo, es una de estas bicizonas, cuyos componentes son: módulo informativo y de ingreso, con las indicaciones para el uso del prototipo; módulo de desinfección de manos, que cuenta con un dispensador de alcohol en gel accionado a pedal, estructura continua de racks para el estacionamiento de bicicletas, todos ellos organizados por el trazo en piso de la grilla de distanciamiento de 2 por 2 metros, que posibilita el distanciamiento físico y el uso ordenado del prototipo; además, incluimos un módulo con inflador para asistencia técnica (Ver lámina 3). Concebimos el prototipo como parte de una red de estacionamientos en la ciudad. Este es de escala intermedia y se emplazará en un área cercana a zonas de vivienda y de actividad comercial de carácter distrital, rodeada de restaurantes, tiendas y bancos y ubicada próxima a una de las avenidas más importantes de la ciudad. Esto la convertirá en una zona dinámica y concurrida, que permitirá que el prototipo genere impacto en la ciudad y sea reconocible por los arequipeños.

Desafío

Perú entró en cuarentena por COVID-19 el 16 de Marzo de este año; la orden de inamovilidad se aplicó a toda la población, sólo podíamos salir de casa para abastecernos, ir al banco o por razones de salud. Fueron dos meses y medio en donde no hubo transporte público ni taxis, y observamos que la población empezó a usar la bicicleta para poder transportarse y realizar estas actividades básicas, en una ciudad que no cuenta con ciclovías ni infraestructura para el ciclista. Desde ese momento nos hicimos la pregunta: ¿qué opciones tenemos para desplazarnos cuando volvamos a las calles? Era claro que esta pandemia no iba a acabar pronto, y que por otro lado nuestra ciudad no tiene un transporte público de calidad que asegure medidas sanitarias para enfrentar el contagio del virus. Por ello hicimos una pequeña encuesta a aproximadamente 60 personas sobre el modo de transporte que usarán una vez levantada la cuarentena, a lo que el 71% respondió que habían considerado usar bicicleta. La siguiente pregunta fue sobre los desafíos para movilizarse en bicicleta: el 30% dijo que no sentían seguridad y el 26% respondió que no tendrían donde dejarla. Ambos grupos suman un 56% de arequipeños que se preocupan por tener un espacio para estacionar sus bicicletas y por tener mayor seguridad; esta es la problemática que nuestra propuesta aborda. Actualmente, Arequipa es una de las ciudades más golpeadas por el aumento de pacientes con COVID-19. No se estima la fecha en que las cifras comenzarán a descender, mientras tanto se han reanudado ciertas actividades económicas, y los arequipeños han salido a las calles, muchos usando la bicicleta como medio de transporte, sin contar con espacios adecuados para estacionarlas.

Potenciabilidad y Escalabilidad

"Tomamos como referencia un sector de la ciudad para explicar la posibilidad de replicación y escalabilidad de la propuesta (lámina 4). Proponemos el trabajo a escalas según los requerimientos de la ciudad; el prototipo se adapta mediante la adhesión o sustracción de los componentes propuestos, asegurando su eficiencia, manteniendo la seguridad y distanciamiento físico. Concebimos las Bicizonas como un sistema de estacionamientos en tres escalas: barrial, intermedia y urbana. Funcionan de manera integrada y proporcionan estacionamientos próximos a centros de actividades. El trabajo a escalas también permite implementar el sistema por etapas, iniciando con una escala viable económicamente con la posibilidad de ir incrementándolas según convenga. El prototipo es de escala intermedia. Su testeo nos brindará información aplicable a escala barrial y urbana. Para ello hemos considerado emplear dos herramientas: un test de usuario y fichas de registro. Mediante las fichas de registro obtendremos información cuantitativa del uso del prototipo como frecuencia y período de estancia y observaremos qué dificultades enfrentan los usuarios al utilizarlo, las que registraremos durante el periodo de prueba. También, hemos previsto la colocación de un código QR al ingreso, este conduce a una encuesta en google forms y alentamos a nuestros usuarios a llenarla para brindarnos feedback sobre su experiencia con el prototipo a nivel cualitativo y cuantitativo. Además crearemos redes sociales del proyecto para compartir el proceso e invitar a llenar la encuesta. La aplicación de estas herramientas nos permitirá evaluar y mejorar el prototipo. Esta idea es replicable en cualquier otra ciudad donde, como en nuestro caso, no se cuente con estacionamientos apropiados y se haya incrementado el número de ciclistas. "

¿Te interesa esta idea?

País

Categoría

Temática